El envejecimiento ocasiona que aumente la pérdida de visión ocasionada por diferentes trastornos.

La vista cansada o presbicia es un proceso natural de la edad. Pero se debe controlar esa pérdida de visión, ya que pueden aumentar los accidentes y las caídas, además de aislarse socialmente y limitar sus movimientos.

Existen otros problemas de visión que requieren también seguimiento con el especialista, tales como el glaucoma, las cataratas, la retinopatía o la degeneración macular asociada a la edad.

La pérdida de visión se produce de manera gradual y en personas mayores puede pasar desapercibida.

La manera más sencilla es preguntarle directamente qué ve y cómo ve.

También debes estar atento a los cambios en su comportamiento, si deja de hacer cosas que antes hacía, ver la televisión, leer, coser, conducir… O si deja de salir de casa por miedo a caerse.

Es importante darse cuenta de estos cambios en las personas mayores para evitar caídas, accidentes domésticos y de tráfico.

Cuida tus ojos y los de los tuyos. Revisa la vista de los mayores anualmente si no presentan ningún trastorno y si tienen algún síntoma deben acudir antes.

En ocasiones la pérdida de visión asociada  a la edad puede prevenirse.

Las personas diabéticas deben controlar las cifras de azúcar en sangre, ya que la diabetes mal controlada puede favorecer la aparición de algunos trastornos en la visión.

Mantén la tensión arterial controlada, evita fumar y las grasas, especialmente si tienes el colesterol o los triglicéridos altos.

Cuida tu vista y ganarás en calidad de vida.

En próximos vídeos hablaremos de cómo hacer la vida más fácil a las personas con la visión limitada.

Derecho a una buena visión en los mayores. Comunidad de Madrid. (pdf)

 

9 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *