Con la llegada del calor se aumenta el riesgo de tener una intoxicación por alimentos colonizados por bacterias (entre otras e. coli y salmonela), virus (como el de la hepatitis A) o parásitos (anisakis en el pescado).

Sigue estos consejos para evitar riesgos.

Compra carne, pescado y verduras en establecimientos que tengan garantías higiénicas.

Antes de cocinar, lávate las manos.

Si cocinas hamburguesas, no las hagas al punto. No debe quedar carne rosada en su interior.

No uses el plato donde has colocado la carne de pollo, cerdo o ternera cruda para servirla cuando esté cocinada.

No comas carne picada cruda.

Nunca descongeles carne fuera de la nevera.

Mantén la carne separada del resto de los alimentos y usa diferentes utensilios para cortar o trinchar.

Refrigera cuanto antes los restos de carne cocinada o mejor tíralos.

Lava bien las verduras antes de consumirlas. Las que crecen a ras del suelo son las más susceptibles de estar contaminadas.

Si se trata de una lechuga o espinacas, deben ser lavadas hoja a hoja.

Pela los calabacines, pepinos, zanahorias, apio y patatas.

No uses el mismo cuchillo para pelar que para trocear las verduras, lávalo antes.

Evita usar perejil fresco o lávalo antes.

Compra huevos etiquetados y envasados, en establecimientos que conozcas. Mantenerlos refrigerados hasta su consumo.

Lava la cascara del huevo con agua y jabón justo antes de consumirlo, nunca al comprarlos o al guardarlos en la nevera,  porque la cascara es porosa y entrarían los microorganismos.

Si haces mayonesa, se debe consumir inmediatamente y no guardar el sobrante.

No consumas mayonesas o postres hechos con huevo en bares o restaurantes.

Evita comer pescado crudo, ahumados,  poco cocinados o en vinagre.

El pescado debe estar congelado a -20ºC durante al menos 24 horas. Nuestros congeladores no llegan a esas temperaturas, por lo que te recomiendo comprarlo ultracongelado en alta mar.

Recuerda: Separar los alimentos, cocinarlos bien, refrigerarlos, lavarte las manos y lavar los alimentos y utensilios.

Y si pese a las precauciones presentas un cuadro de intoxicación con diarreas, bebe agua y solución reponedora de electrólitos. Si el cuadro no se autolimita en 24 horas, presentas fiebre o sangre en las heces debes acudir a  un centro de salud. Consulta siempre en caso de niños menores de dos años, personas mayores de 80 años o con enfermedades crónicas.

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Rosa tu artículo, como siempre, muy útil. Especialmente en esta época, en la que la temperatura juega a favor de la reproducción de las bacterias, por eso hay que tener mucho cuidado en que los alimentos no permanezcan fuera del refrigerador mucho tiempo, el calorcito y la humedad son su «supercaldo de cultivo» Muchas gracias, un abrazo.

  • ¡Hola Rosa!

    Soy estudiante de medicina y he llegado hasta aquí a través del blog de Emilienko. Sólo quería comentarte para decirte que muchas gracias por tener un blog tan sencillo y a la vez tan útil 🙂 estoy segura de que sirve de mucho para los pacientes (y no pacientes…) en su vida cotidiana. Y es que a veces echo en falta en la carrera que se hable también de situaciones concretas para saber exactamente qué hacer cuando no se está en un centro sanitario.

    Pues eso, que me gusta mucho tu blog, he visto unos cuantos vídeos y seguiré investigando los demás 🙂

    Un beso!

    • Marisa, buenos consejos. No debes dejar los alimentos que necesitan frío fuera de la nevera ni demorar demasiado el tiempo entre su compra y la llegada a casa. Es mejor comprar al final los productos refrigerados. Gracias por tu comentario tan útil.

      Marta, un placer que te hayas pasado por aquí y que hayas querido comentar. Acabo de echar un vistazo a tu blog y me he enamorado de él… Qué afortunada de encontrarte.
      Un abrazo y seguimos en contacto. Gracias por tus palabras.