feb 12, 2011

Curar una herida sencilla

En este video os explico como curar una herida que no presenta signos de infección y que no sangra en el momento de la cura.

Los signos visibles de infección son, entre otros, herida con dolor “palpitante”, como si latiera, piel circundante enrojecida y edematizada. La “piel sana” que la rodea no tiene apariencia normal, está enrojecida e hinchada, se pueden encontrar restos esfacelados en el lecho de la herida, dentro de ella veremos como  piel amarillenta y exudado, como una secreción de la propia herida.

Todo corte en la piel se considera potencialmente infectado, ya que al romper la barrera de defensa los gérmenes entran en la herida.

Si observamos una herida que sangra, debemos lavar la zona con agua para poder ver de que tipo de herida se trata, si es una herida profunda, la taparemos con una toalla, apretando la zona que sangra, aplicaremos hielo (es un potente vasoconstrictor) por encima de la toalla y en la medida de que la localización de la herida nos lo permita, elevaremos la zona lesionada por encima del nivel del corazón para evitar que sangre más debido a la gravedad. Colocando a la persona lesionada en una posición cómoda o acostada. Si la herida sigue sangrando, llamaremos a los servicios de emergencia.

Si tras la limpieza con agua y jabón el sangrado es mínimo o ya ha cesado tras la presión, seguiremos con la cura de la herida. Si existe tejido en su interior no se debe arrancar, si hay piedras o tierra se usará un cepillo limpio suave o una compresa de gasa húmeda para retirar la suciedad.

Después, secar la herida con pequeños toques usando una gasa seca, aplicar povidona yodada de dentro a afuera de la herida con movimientos circulares suaves mediante una gasa en forma de torunda. También se puede aplicar la povidona yodada directamente en la herida.

En algunos casos será necesario aplicar un apósito oclusivo para que la cura se realice en ambiente húmedo, el apósito se levantará diariamente para observar la progresión de la herida. Si la herida es pequeña, no sangra y la piel circundante está sana se puede dejar sin tapar, ya que la cura se estima en un solo día.

Si existen signos de infección se debe consultar con el centro de salud para que indique un tratamiento con pomada antibiótica o en algunos casos antibióticos tomados por vía oral.

En todos los casos de heridas se debe comprobar que esté correctamente vacunado contra el tétanos. El recuerdo de la vacuna se administra cada 10 años. Si no recuerda si está vacunado, contacte con su centro de salud.

Siempre se debe vigilar la evolución de una herida, por pequeña que parezca. En caso de pacientes diabéticos deben ser controladas en su centro de salud, especialmente las heridas producidas en los pies.

Este contenido está publicado bajo la licencia Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported de Creative Commons.

2 Comments

  • Hola Rosa,
    Realmente te felicito por tu labor de educadora en la salud. Es un claro ejemplo de cómo las enfermeras podemos hacernos valer y ser voz para la ciudadanía. Animo y sigue así!!

    A partir de ahora te seguiré de cerca.
    Un saludo:

  • Gracias por tus palabras!

    Un abrazo

    Rosa

Deja tu comentario

feb 12, 2011

Material para curar quemaduras

 

 

Empezaré por hablar de los diferente tipos de quemaduras y de las causas que las producen.

Las quemaduras pueden ser ocasionadas por agentes químicos, por calor, electricidad y radiación (incluyendo la solar).

Las quemaduras que podemos tratar en casa son aquellas que nos producen un eritema (enrojecimiento) en la piel, conservando su integridad, son las llamadas quemaduras de primer grado.

Las quemaduras de segundo grado son aquellas que ocasionan que la piel se abra o se forme una ampolla y las de tercer grado implican destrucción de tejidos subcutáneos. Este tipo de quemaduras deben ser tratadas siempre en centros sanitarios.

Para la cura de una quemadura de primer grado necesitaremos una cucharita limpia o un depresor, gasas, pomada específica, vendas y esparadrapo.

La cuchara o depresor (yo uso una espátula acanalada) la usaremos para hacer más higiénica la aplicación de la pomada. No apoyaremos la punta del envase sobre el aplicador si éste ya ha tocado la lesión.

La pomada de elección para este tipo de quemaduras es una pomada con base de sulfadiacina argéntica, como lleva un antibiótico de la familia de las sulfamidas y plata, debe ser aplicada sólo si no eres alérgico a sus componentes.

Las gasa y las vendas son para tapar la herida tras la aplicación de la pomada, por dos motivos: proteger la piel y mantener el ambiente húmedo necesario para su cura.

Seguiremos curando lesiones en otros videos.

Este contenido está publicado bajo la licencia Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported de Creative Commons.

Deja tu comentario

Páginas:«1...6566676869707172»

Comparte en Twitter

ROSA

IMG_20151021_191540-1_opt

Diplomada en Enfermería y Licenciada en Antropología. Cuidando desde hace 20 años, en este blog enseño a cuidar. Actualmente trabajo en emergencias

El Blog de Rosa Premio “Mejor Blog para Pacientes” en la V Edicion Favoritos en la Red 2012

Premio Favoritos en la Red 2012

El Blog de Rosa cuenta con el apoyo de

TicSalut. Tecnologia, innovació i salut
Escuela de pacientes
OPIMEC

Videos de pediatria revisados y avalados por

logo4

Recibe los videos por email

Archivos

Este blog se publica tambien en PaperBlog